7 intervenciones odontológicas para lograr la sonrisa perfecta

7 intervenciones odontológicas para lograr la sonrisa perfecta

La estética dental es la que se encarga en mejorar la belleza y eliminar las imperfecciones relacionadas con la sonrisa. Además de corregir los problemas estéticos de la dentadura para crear armonía y darle proporcionalidad a nuestra sonrisa.

Durante estos últimos años, la oferta y mejora de tratamientos estéticos dentales se ha incrementado gracias a las últimas tendencias en belleza, y a la demanda del público por los mismos. Esto es debido a que tener una sonrisa perfecta se ha convertido en un nuevo estereotipo que la sociedad relaciona con el canon de belleza actual.

Aquí, 7 tratamientos que te recomendamos para lograr una sonrisa de 10.

7 tratamientos de estética dental para una sonrisa de 10

Por supuesto, la práctica de una buena higiene dental y las visitas periódicas al dentista son condiciones básicas para lucir una sonrisa saludable.

Aún así, a veces tenemos que recurrir a tratamientos o cirugías para ayudar a construir esa sonrisa brillante que tanto queremos. De esta forma podemos solucionar muchos problemas como la asimetría, el cambio de color o las fracturas en los dientes

El equipo especialista en diseño de sonrisas de la Clínica Smile Me nos muestran 7 de ellas:

  1. Blanqueamiento dental

Es el más habitual y popular hoy en día. Es prácticamente indoloro y elimina las manchas visibles en el esmalte dental que pueden estar provocadas por el café, el tabaco o el desgaste natural.

La técnica consiste en la aplicación de un producto blanqueador, que se activa mediante una lámpara LED y que puede combinarse con el uso de férulas por la noche, con el objetivo de aclarar los dientes sin teñirlos de un blanco excesivo.

Lo más recomendable es que acudamos a un profesional para su aplicación y debemos saber que, aún así, pueden aparecer efectos secundarios los días posteriores, como la sensibilidad dental.

  1. Carillas dentales.

Se trata de unas láminas muy finas de porcelana o composite que se adhieren a la superficie del esmalte y que proporcionan un efecto muy natural; y que son la solución perfecta tanto para borrar las manchas visibles en el esmalte dental como para corregir la forma, posición y tamaño de los dientes.

  1. Estiramiento de encía o microinjertos.

Las encías retraídas, producidas por  la periodontitis crónica, son uno de los problemas más comunes de salud dental que afectan nuestra sonrisa. Para corregir este defecto en la encía, se utilizan dos técnicas: la primera, el estiramiento de la misma para cubrir la raíz del diente; y la segunda, la combinación de esta técnica con microinjertos, en los que se toma tejido del paladar mediante una pequeña incisión y se cubre la encía.

  1. Ortodoncia invisible.

Este tratamiento de seguro ya lo conoces puesto que es uno de los más llevados hoy en día. Se trata de una alternativa a los brackets, que permite corregir los defectos de alineación y mordida de una forma cómoda y, a diferencia de los antes mencionados, casi invisible.

Son una serie de alineadores prácticamente invisibles y extraíbles que se cambian cada 15-20 días aproximadamente; y que se debe usar con un retenedor nocturno, cuya función es impedir el movimiento natural de los dientes mientras dormimos.

  1. Contorneado cosmético periodontal.

Las personas que enseñan mucha encía al sonreír, o que tienen una altura asimétrica en los dientes, pueden corregir este defecto con una pequeña cirugía conocida como contorneado cosmético periodontal. Esta consiste en recortar la encía que cubre el diente para conseguir una sonrisa más proporcionada y estética.

  1. Implantes

Las tres causas para la pérdida de una pieza dental son: caries, piorrea o un accidente. Mientras que la solución para reponerla es el implante.

Esta técnica poco invasiva  consiste en la colocación de un tornillo de titanio en el hueso que actúa como raíz y la aplicación de una pieza de porcelana.

  1. Transformación completa de la sonrisa

Cada vez son más los pacientes que se ponen en manos de profesionales en estética dental para diseñar una transformación total de su sonrisa que los lleve a obtener los resultados deseados.

En estos casos, el especialista será quien decida qué tratamientos combinan según las necesidades y características de la dentadura de cada paciente.

Hábitos para complementar la construcción de una sonrisa perfecta

Sucede que puedes hacerte todas las intervenciones a tu alcance para diseñar y transformar tu sonrisa, pero si no sigues ciertos hábitos y rutinas de salud bucodental, los resultados durarán poco. Por eso es muy importante que sigas al pie de la letra los siguientes consejos después de cualquier tratamiento:

1.      Cepíllate los dientes al menos 2 veces al día

Ya sabes desde pequeño que para tener unos dientes sanos y blancos hay que cepillarse al menos dos veces al día. Hay que tener en cuenta, también, que no es nada aconsejable abusar de los cepillados y lavarte demasiado, ya que más bien puedes erosionar la capa que protege los dientes, el esmalte dental, y aumentar su sensibilidad o dañarlos.

2.      Ten una dieta adecuada

Tus hábitos alimenticios son importantes para tu nutrición, tu salud y también para la de tus dientes. Uno de los principales enemigos de la dentadura es el azúcar, ya que es capaz de facilitar la aparición de caries y hacer que su efecto se dispare en mucho menos tiempo de lo normal. Por eso, cuida bien lo que comes y controla dulces, gominolas y similares, entre otros alimentos nocivos.

Por el contrario, más bien intenta comer al menos una pieza de fruta al día. Algunas, como las manzanas, tienen un efecto que ayuda a limpiar la boca al comerlas; lo cual deberás potenciar aún más el cepillado que hagas después de cada comida principal.

3.      Acude al dentista con frecuencia

Solemos tener miedo a los dentistas por los empastes y las intervenciones que suelen realizar en nuestra boca, o alargar su visita por falta de tiempo o interés. Pero lo cierto es que  su objetivo no es otro que ayudarnos a tener una sonrisa de película, y que en lugar de temerles, debes considerarlos tus principales aliados para lograr este objetivo.

Tienes que visitar al dentista cada 6 meses para las revisiones adecuadas para asegurarte de que todo está en orden con tu boca y de que, en caso de que suceda algo, se podrán tomar medidas rápidamente para solucionarlo.

4.      No uses la boca para abrir nada

Otra regla principal es que debes evitar contra todo pronóstico utilizar tu boca y dientes para abrir botellas, botes o cualquier otro tipo de recipiente. Puede que parezca que tienes una dentadura de hierro, pero lo mejor es que no la pongas prueba y termines pasando por una visita al dentista de emergencia.

Forzar tus dientes de esta manera suele dañarlos y erosionarlos, e incluso, en el peor de los caos, puede llevar a la perdida de una pieza o parte de ella; y eso es algo que queremos evitar por todos los medios.

Así, si prácticas todos estos hábitos de forma diaria y con regularidad, verás cómo tus dientes van luciendo mejor y los increíbles resultados de tus tratamiento e intervenciones bucodentales se mantienen con el tiempo. La clave está en darle la debida importancia y ser contantes con nuestra rutina de salud bucodental.

 

Deja una respuesta