El estilo personal y el de nuestra vivienda, más ligados que nunca

El estilo personal y el de nuestra vivienda, más ligados que nunca

El estilo de ropa que solemos usar dice mucho de nosotros y nosotras. La ropa es la mejor manera de venderse a la otra persona y de potenciar la imagen personal de uno o una misma. Son muchas las tendencias que confirman esto y que pone de manifiesto que, al igual que para vender un producto es importante disponer de un buen packaging, para causar una buena impresión hay que saber vestir. Y ojo: conseguir esto no es sencillo aunque lo parezca. Es mejor tener eso en cuenta antes de que nos podamos llevar una mala sorpresa al respecto.

Muchas veces, por no decir siempre, da una buena impresión que sigamos una misma línea con respecto a los muebles que elegimos para decorar nuestra vivienda. El estilo de casa y de prendas de vestir que usamos están hoy más relacionado que nunca y es bien tenido en cuenta en una persona que la línea de uno esté en sintonía con la del otro. Es un ejemplo de coherencia y de que mantenemos un cierto nivel de glamour dentro de nuestras vidas. La verdad es que esto es importante a la hora de construir esa imagen personal de la que veníamos hablando en los párrafos anteriores.

Combinar el estilo de muebles que decoran nuestro hogar con el estilo de prendas que solemos usar es algo que se ha convertido en habitual en los tiempos que corren y que nos han destapado entidades como Muebles Sáez. Sus profesionales vienen observando en los últimos años la relación entre este tipo de asuntos y lo cierto es que han notado que, de un tiempo a esta parte, ha crecido el número de personas que tienen en cuenta esta relación, lo cual es un sinónimo de lo importante que es la imagen personal tanto en unos asuntos como en otros.

Procedemos a ofreceos un análisis de la situación en los dos sectores de los que venimos hablando. En primer lugar, vamos a referirnos al que tiene que ver con la moda, que según una noticia que fue publicada en la agencia de noticias Europa Press creció un 7’8% en 2018 hasta llegar a una facturación aproximada de 2.316 millones de euros. Se trata de un crecimiento bastante importante y que deja claro que la gente apuesta por la ropa como un medio de mejorar su imagen personal. Y es que esto funciona mucho mejor de lo que podemos llegar a pensar.

El sector del mueble, en lo que tuvo que ver con el año 2017, demostró situarse en una posición parecida. En concreto, según una noticia que vio la luz en el portal web Economía 3, este sector creció en un nada despreciable 3’2%, dando además trabajo a un total de 60.000 personas en lo que tiene que ver con España. No cabe la menor duda de que esto también es bastante importante para muchas personas a la hora de desarrollar su imagen personal. Y es que nuestra vivienda y todo lo que tenga que ver con ella es realmente importante para ello.

¿Puede haber estilos diferentes en uno y otro punto?

Es, sin lugar a dudas, una buena pregunta. La lógica nos invitaría a pensar que no, que debería haber una consonancia entre una cosa y la otra. Pero la verdad es que puede haber excepciones. Y es que no podemos ser tan cerrados. Basta con que un estilo y otro se parezcan o, como mínimo, que no sean contrapuestos. Esa sí es una opción que realmente podría jugar (y, de hecho, jugaría) en nuestra contra. El porqué está más que claro y es compartido por todo el mundo. Y es que no hace falta dar muchas explicaciones.

La imagen que da una persona que apuesta por estilos contrapuestos en estos campos es la peor. Es pero que, incluso, la persona que no tiene una predilección clara o un interés muy grande en asuntos como de los que venimos hablando. Las razones son obvias. Y prevenir cualquier tipo de sospecha de alguna persona sobre nuestra imagen que gire en torno a esto es algo que todo el mundo tiene la obligación de hacer. No habría nada peor que el hecho de quedar retratados y retratadas en un aspecto tan importante como lo es la imagen personal y la de la vivienda en la que residimos.

En los próximos años, va a seguir siendo bastante habitual encontrarse con relaciones como estas. Vivimos en un mundo en el que la imagen lo es todo y en el que tenemos un montón de medios para expresar esa imagen. Y esa imagen lo engloba todo: desde la personal hasta la de nuestra vivienda. Está claro que tenemos que dar una visión integral de todo lo que tiene que ver con nosotros o nosotras y que ha de existir una cierta coherencia en lo que está dentro de este campo. De lo contrario, todos nuestros esfuerzos habrán sido en vano.

 

Deja un comentario