Eligiendo el centro de mesa perfecto para cada ocasión

Eligiendo el centro de mesa perfecto para cada ocasión

Los centros de mesa son elementos fundamentales en la decoración de cualquier evento. Le dan un toque de distinción a la mesa, siempre que se trate del apropiado para la ocasión. Por eso, estos no solo deben ser acordes al tipo de evento, sino que también deben hacer juego con la mantelería y vajilla escogidos para la ocasión

Los centros de mesa hacen que la mesa luzca de forma especial y llaman la atención de todos los invitados no más llegar a su puesto designado.

Las composiciones florales son las favoritas como centros de mesa. Existen además hoy en día soportes de diferentes materiales que pueden ayudar a adaptar estas composiciones a un estilo concreto, para que las diseñes y moldees a tu gusto. Así, usando tu creatividad y tu imaginación tu mismo puedes crear bonitos centros de mesa.

Ahora, para que tus mesas luzcan el centro de mesa correcto, debes dedicar tiempo a su preparación y tomar en cuenta ciertas consideraciones básicas.

Consideraciones básicas en la preparación de los centros de mesa

Mas Roses, expertos en la preparación de centros de mesa de todo tipo, nos explican los factores que debemos tener en cuenta en el proceso de elaboración de un centro de mesa.

Primero, elige bien todos los elementos.

Ya que no hay dos celebraciones iguales, tampoco debería haber dos mesas idénticas. Así que lo primero que hay que hacer es elegir bien todos los elementos: mantel, vajillas, servilletas, etc. La combinación de dos manteles es una buena idea si quieres un toque de elegancia. También es una buena idea elegir un color como protagonista y hacer que todos los elementos lo tengan en mayor o menor medida.

El diseño de las mesas.

El diseño de la mesa también determinará el tipo de arreglo que le quede bien. Por ejemplo, por lo general, las mesas redondas aceptan casi cualquier forma de centro de mesa, ya sea alto redondo o cuadrado, siempre y cuando se adapte al tamaño de la misma.

Las mesas rectangulares, por su parte, también ofrecen muchas opciones: dependiendo de su amplitud se pueden escoger arreglos como caminos de mesa, flores, velas, plantas, faros, entre otros; los cuales también se pueden aplicar en el caso de las mesas ovaladas grandes.

El tamaño y la altura de los centros de mesa

Dependiendo de la altura de los techos del salón donde se realizará la celebración deberá ser la altura de los centros de mesa. Esto quiere decir que si el lugar tiene techos bajos, no es recomendable un centro de mesa de gran dimensión porque darán la sensación de poco espacio; y si por el contrario los techos son muy altos y los centros de mesa muy bajos, no lucirán tan llamativos como deberían.

También hay que cuidar que no entorpezcan la visibilidad de los invitados, ya que lo principal es que  estos puedan verse entre sí para compartir mientras están senados a la mesa y que también puedan tener visibilidad hacia otros lugares como la pista de baile, la mesa de los novios, entre otros.

La recomendación para un centro de mesa bajo es que  no debe tener una altura superior a los 30 centímetros y si es un centro de mesa alto este debe estar entre los 70 y 80, de este modo quedará por encima de los comensales y no interrumpirá su visión.

A parte del alto del arreglo, también debe cuidarse el ancho, ya que podría chocar con la vajilla, copas, vasos, cubierto, entre otros elementos de la mesa. Si por el contrario, la mesa es alargada y se quieren exhibir  varios elementos se debe procurar no sobrecargarla. Para ello es preferible colocar un solo centro de mesa grande en el centro y varios pequeños a lo largo.

Que no tengan olores

Es preferible que los centros de mesa no contengan olores. Esto porque podríamos incomodar a los invitados que sufran de alergias que se puedan activar con este tipo de perfumes. Además el aroma de los elementos del arreglo no debe superar al de la comida, ya que opacaría el disfrute sensorial de todos los platos que tienes preparados para tu banquete.

Que sean acordes al tipo de evento

El arreglo de las mesas, como ya hemos mencionado, debe estar acorde al tipo de evento. Además, este debe estar a juego con la mantelería, la vajilla, la cristalería y la cubertería. Y por ejemplo, el centro de mesa apropiado para una boda, no será el mismo  que para una comida informal en el jardín, un cumpleaños infantil o una cena romántica.

Tipos de centros de mesa

Si bien las flores son las protagonistas de la mayoría de centros de mesa, también existen otros elementos que podemos incorporar a estos, como son pedestales, tarros, velas, ramas… Aquí los favoritos de cada ocasión:

  • Centros de mesa florales. Los arreglos florales son los más populares como centro de mesa. Esto porque un arreglo con flores frescas luce de manera especial en cualquier situación, aportando frescura, delicadeza y belleza a la misma. Aquí lo más importante es la elección del tipo de flores, la cual tendrá una gran influencia en el resultado final.
  • Centros de mesa para bodas. Los arreglos florales son los más demandados cuando se trata de centros de mesa para bodas. Para dichas ocasiones, suelen utilizarse rosas en tonos rosados combinadas con otras flores silvestres de pequeño tamaño en color blanco. Por supuesto hay cientos de combinaciones y soportes para todos los gustos. También, una buena idea es utilizar un jarrón de cristal o de porcelana con un diseño limpio si se trata de una boda sencilla y moderna; una caja de madera funcionará a la perfección para una boda en el campo; mientras que unos candelabros combinan a la perfección con una boda de aire clásico y solemne.
  • Centros de mesa rústicos. La madera juega un gran papel protagonista en los centros de mesa rústicos. Por ejemplo, puedes usar una rodaja de árbol o una caja de madera como soporte para este tipo de centros, y adornarlos con flores  silvestres. Otros grandes aliados son las botellas y los tarros de cristal; los cuales si son de diferentes tamaños conseguirán una composición muy sencilla pero llamativa.
  • Centros de mesa tropicales. Si hay una tendencia propia del verano, por supuesto, es la tropical. Por ejemplo, las piñas se han convertido en tendencia para la decoración de mesas. También podemos usar elementos como grandes hojas verdes y flores en vivos colores para crear un ambiente fresco y divertido en una fiesta entre amigos.
  • Centros de mesa con frutas y verduras. De la misma forma que utilizamos las flores para crear centros de mesa, también podemos utilizar frutas y verduras, perfectos para una comida al aire libre.  Los limones, manzanas y alcachofas son las frutas más utilizadas en este tipo de arreglos, los cuales se complementan con  hojas verdes de árboles frutales o parras.
  • Centros de mesa para fiestas concretas. Si tu evento se trata de una ocasión muy especial, el centro de mesa deberá tener un diseño igual de especial.  Por ejemplo, si se trata de un evento por Navidad, Halloween o Carnaval, los centros de mesa pueden servir como reflejo de las costumbres o tradiciones en determinadas épocas del año. Este tipo de ocasiones, al igual que las fiestas infantiles, son el momento perfecto para poner a prueba nuestra creatividad y hacer centros de mesa fuera de lo común, donde reemplacemos las típicas flores, por globos, calabazas, casitas de jengibre, bolas de Navidad, etc.

 

 

Deja una respuesta