Plantéate estas preguntas antes de someterte a cirugía estética

Plantéate estas preguntas antes de someterte a cirugía estética

Mi abuela siempre decía que la tele siempre hacía mucho daño, y eso que por aquella época la tela era el centro de entretenimiento, hablo de mediados finales de los noventa. En aquella época el mundo de los famosos se restringía a las estrellas de pop y rock, las folclóricas y las estrellas de las películas y la televisión.

Por aquella época se empezaba a hablar ya de manera habitual de los “retoques” que estas personalidades se iban haciendo. Pues de la noche a la mañana un entrevistador parecía tener la cara más delgada, una presentadora los pechos más levantados o podías ver a tu vecina con unos labios nuevos.

Una década después nos encontramos con que las operaciones de cirugía estética se han ido acercando más y más al público general, siendo algo habitual cierto tipo de operaciones de cirugía estética. Esto es algo con lo que hemos aprendido a vivir y es típico encontrarse con amigos que comentan haber pasado por el quirófano.

España no es uno de los países dónde más cirugías estéticas se realizan, y aquí Asia nos lleva la delantera pero por mucho. Corea tiene un barrio, famoso por la canción Gangnam Style, que más clínicas de cirugía estética tiene por habitante, el barrio de Gangnam. En este barrio se sucede un hecho bastante curioso, y es que puedes entrar en una clínica de cirugía estética un viernes y salir el domingo pareciendo un famoso.

Este tipo de situaciones dejan, a nuestro parecer, dos aspectos de relevancia. El primer aspecto está relacionado con la necesidad o no de una operación de cirugía estética. Es decir, cada uno es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo, si bien lo importante es saber detectar una necesidad o mejora de lo que es un mero capricho producido por una moda concreta.

El segundo aspecto que queremos comentar y centrarnos en el artículo de hoy es el de la seguridad a la hora de elegir una clínica de cirugía estética. Porque cuando firmamos un contrato con una clínica de cirugía estética estamos ordenando un resultado concreto, y de no obtenerse pueden derivarse problemas legales que se pueden quedar diluidos si existen daños físicos graves.

La cirugía estética es una decisión importante, sobre todo a la hora de elegir clínica

Es por este motivo que elegir una clínica de cirugía es una decisión bastante importante que no se toma según quien ofrece un precio mayor o menor, existen diferentes factores que debemos de tener en cuenta antes de tomar una decisión, vamos a ver cuáles son estos factores y porqué debes de cumplirlos siempre antes de tomar cualquier decisión. Una clínica en la que poder confiar, ya que much@s amig@s de este blog se han realizado “retoques” es Artestética, una clínica de medicina y cirugía estética en Albacete que sabe materializar las ideas de sus clientes

Saber cómo es la clínica es lo primero que debes de saber, confía en tu instinto y comprueba que la clínica escogida está legalizada y verifica in situ si dispone de equipo de reanimación y UVI. Asegúrate de que el médico tiene titulación reconocida de cirujano plástico y reparador, además de que esté colegiado y cuente con un currículo solvente.

Desconfiar de intermediarios es un acierto. Como paciente tienes derecho a recibir toda la información del médico especialista que te vaya a tratar. En algunos centros, especialmente de odontología o de estética, la primera información la ofrece un agente comercial. Desconfía de este modo de actuar, y toma como referencia el caso de iDental que funcionaba con esta técnica de comerciales para captar a clientes.

Es importante ver al doctor antes de realizar cualquier operación o de ver precios. Lo normal es que antes de la operación, el responsable de la clínica o el cirujano debe firmar un documento donde figure lo que se te va a inyectar, la empresa distribuidora, el número de registro sanitario y el del lote, así como las prótesis que van a ponerse, así como los posibles inconvenientes y riesgo que conlleva la operación.

Lo que nunca debes hacer es firmar consentimientos médicos que parezcan formularios que no se adaptan a tu intervención, en los que además se exima de responsabilidad a la clínica en caso de infecciones o de inconvenientes no previstos que dependan de la mala praxis durante la operación.

Deja un comentario