Tendencias bucales

Tendencias bucales

Todos somos sabedores de que hay tendencia en prácticamente todo lo que toca nuestra sociedad, desde en la moda y la decoración hasta en los movimientos más saludables de la España actual como los “real fooders”, que vendría a ser algo así como los seguidores o amantes de la comida real, esa que no viene ultraprocesada. Sin embargo, hay algunos aspectos que, en mi opinión, no deberían ir ligados a las tendencias, o a la moda, como nuestra salud bucal y, sin embargo, siempre lo ha estado.

Ninguno de nosotros lo hemos conocido, pero tampoco hace tantos años desde que la sociedad más adinerada prefería ponerse dientes de oro en sustitución de las piezas bucales perdidas. De hecho, durante la segunda guerra mundial, una acción denigrante de los solados nazis en los campos de concentración era quitar los dientes de oro de aquellos judíos que, o muertos o vivos aún los llevaban y de eso no han pasado más que unos 70 años.

Hoy en día he visto de todo en las redes sociales y aunque algunas cosas pueden ser comprensibles, como lo de llevar los dientes blancos inmaculados, otras no lo son tanto. Desde la Organización Colegial de Dentistas de España aconsejas seguir siempre las recomendaciones de odontólogos colegiados en lo referente a cualquier decisión que se tome sobre una actuación, ya sea estética o no, de nuestra dentadura o cavidad bucal. Pero, obviamente, no todos hacemos caso.

Últimas modas en el mundo

Lógicamente algunas modas nos resultan más conocidas que otras, pero los jóvenes de todo el mundo tienen tendencias, y no todas son occidentales.

  • El Yaeba: Esta técnica se basa en aplicar diferentes técnicas que hacen parecer que tienes los dientes como los vampiros y está muy de moda en Japón. La forma de conseguirlo puede ser a través de carillas dentales o mediante una técnica de limado y ortodoncia. Todo esto supone la deformación y forzado de los dientes, pudiendo llegar hasta su fractura.  Además el cambio de su posición provoca alteraciones en la mordida con las consiguientes posibilidades de padecer bruxismo y dolor articular.
  • Diastema: Tener diastema es tener los dientes separados y esto, no hace mucho tiempo, se arreglaba usando aparatos dentales pero hoy en día se usan a la inversa. Es decir, que hay quien usa aparatos dentales para separarse los dientes y tenerlos como Madonna, Vanessa Paradis o Georgia Jagger. El problema es que esta moda crea huecos interdentales donde la comida tiende a reposar más de lo debido y si la higiene no es exhaustiva las posibilidades de tener caries y otras patologías aumentan exponencialmente. Además, cualquier cambio en nuestra estructura dental afecta a nuestra mordida, por lo que podríamos llegar a tener serios problemas de salud bucodental.
  • Joyería dental: En mi opinión es lo mismo que ponerte un pegote en el diente, y me da lo mismo cuánto valor económico tenga ese pegote. Normalmente se suelen poner en retenedores dentales, a modo de adorno, pero también hay quienes se pegan diamantes directamente al diente lo que puede ser muy peligroso pues las piezas metálicas incrustadas en el esmalte pueden producir roturas, pérdidas de dientes, problemas de encías e infecciones. Esta práctica altera la morfología del diente y puede dañar las encías. Desde el punto de vista higiénico, dificulta el cepillado y aumenta el riesgo de padecer caries.
  • Brackets: antes todo el mundo quería ocultar su aparato dental, por eso nacieron los invisivaling u ortodoncia invisible, pero hoy en día parece que está de moda eso de que se te vean los brackets. David Delfín, el diseñador, los muestra sin tapujos.
  • Blanqueamientos: Los hay de muchos tipos, caseros y profesionales pero yo siempre digo que si hay médicos que se dedican a hacer este tipo de procedimientos será por algo ¿no? Aunque tenemos ejemplos en las celebrities que hacen que jóvenes imiten sus pasos, como Gwyneth Paltrow, que aconseja enjuagarse los dientes durante 20 minutos con aceite de coco. En esta misma lista podemos encontrar a Miley Cyrus o Victoria Beckham, quienes lucen una dentadura blanco nuclear un tanto exagerada que podría rozar la blancorexia, una patología basada en la obsesión por unos dientes blancos, nada sanos, ni estéticos.
  • Lacas de colores: otra moda a la que se apuntan muchas blogueras es la laca de colores. Esta laca se llama Chrom Tooth Polish y por ahora existe solo en 10 tonos que incluyen rosa, dorado, azul, verde, purpurina y bronce entre otros. Solo dura en buen estado unas 24 horas, durante las cuales no debes cepillarte los dientes para no dañar la fina capa de laca, algo que personalmente me parece una barbaridad pero para gustos los colores.

Visto lo visto yo me quedo con mis tres cepillados diarios, llevar la dentadura lo más limpita posible y conseguir que mi aliento huela fresco. Con eso yo ya me apaño ¿Y tu?

Deja un comentario