Consejos para cuidar y cultivar una parra

Consejos para cuidar y cultivar una parra

Si te encantan las uvas y quieres comenzar a cultivar esta fruta en tu huerto o en un rincón de tu jardín estás en el sitio correcto. Porque en este artículo te vamos a dar algunos consejos para cuidar y cultivar una parra de vid que te serán de gran ayuda. Aunque este tipo de planta es bastante agradecida y tan sólo necesita unos cuidados básicos y bastante sencillos.

  • Escoge un lugar óptimo para plantar la parra

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de cultivar una parra es el lugar que se escoge para su plantación. Este lugar debe ser soleado y debe contar con suficiente espacio para evitar que cuando la planta crezca afecte a muros o pavimentos.

  • Riega por intervalos

Si quieres que tu planta crezca sana debes regar por intervalos. De esta manera, podrás ir observando las necesidades de la parra y no la ahogarás. Y es que este tipo de cultivo necesita poca humedad.

  • Tienes que guiar el crecimiento

Uno de los cuidados más importantes y característicos de las parras es que hay que guiar su crecimiento. “Las parras hay que ir guiándolas año tras año por la superficie donde quieres que crezca, para que ocupe el espacio que a ti te interese. Para ir guiando a la planta tienes que  facilitarle un buen tronco de base y dos ramas”, explican desde Plantvid, vivero de vid en Valencia.

  • En invierno cubre las raíces

En invierno, especialmente en las zonas o regiones frías, hay que proteger las raíces de las bajas temperaturas. Y es que el frío puede afectar negativamente al crecimiento de la parra.

Para evitarlo se recomienda cubrir las raíces con materiales que aíslen el frío. Se pueden utilizar diferentes materiales. Por ejemplo, muchos agricultores colocan papeles de periódico en esta zona de la planta. Pero también se pueden usar hojas secas, ramas o hierbas procedentes de otros campos o cultivos para así reutilizar los desechos que ofrece la tierra.

  • Protege las uvas

Cuando las uvas comienzan a crecer son apetecibles para muchos animales como pájaros o insectos. Si quieres evitar que el resultado de tu cuidado durante todo el año acabe dañado o con picaduras debes proteger las uvas. Para proteger los frutos se recomienda emplear papel de estraza, un tipo de papel basto de color marrón que se emplea en embalaje y que se puede encontrar con facilidad. Pues bien, con este papel hay que envolver las uvas dejando abierta la parte de abajo.

Un truco que utilizan muchos agricultores para evitar que todos los racimos se vean perjudicados por las picaduras o intento de ellas es dejar uno al aire. Es decir, se sacrifica un racimo para evitar que el resto acaben dañados.

  • Vigila bien la planta

Por supuesto, es fundamental que vayas vigilando la planta todos los días para evitar que sufra cualquier tipo de plaga. O al menos, para que en caso de plaga puedas actuar cuanto antes y poder salvar la cosecha.

Las enfermedades más comunes que suelen afectar a la vid son la filoxera, el mildiu y el oídio. La filoxera es un insecto que se convierte en un parásito de la vid y que es famoso por la plaga que se produjo en 1870 en las principales zonas vinícolas de España. Mildiu es el nombre que reciben varias enfermedades que afectan a las vides y que se caracterizan por provocar manchas de color verde claro en las hojas y que después van las secando poco a poco hasta que las manchas adquieren un tono marrón. Mientras que el oídio es un hongo pequeño que vive parásito en las hojas de la parra y que provoca graves daños en la planta. Al oídio se le conoce también como blanquilla porque el signo de aparición que produce en las plantas es una capa de color blanco y aspecto harinoso en las hojas, que después se ponen amarillas y finalmente se secan. Así que debes estar pendiente de todos estos signos para poder poner remedio cuanto antes.

  • Disfruta de la recolección

Poder disfrutar de uvas cultivadas por ti mismo aporta una gran satisfacción. Por lo que te recomendamos que disfrutes de la recolección, ya que te motivará para continuar con los cuidados durante el resto del año. La recolección suele ser a comienzos de otoño, cuando las hojas de la vid adquieran un tono rojizo.

Estos son los principales trucos y consejos que te serán de gran ayuda para cuidar y cultivar una parra.

Deja una respuesta