Psicología del color y la decoración de interiores

Psicología del color y la decoración de interiores

El color es un elemento fundamental en la decoración, sea de exteriores o interiores, pues gracias a él, las estancias no solamente adquieren personalidad y atractivo, sino que generan en las personas, diferentes sensaciones y percepciones en cada espacio que se visita. Cuando nos referimos al color en la decoración, no solamente nos referimos al uso que se le da a la pintura de las paredes de los espacios (que es primordial), sino también a todos los componentes decorativos y funcionales que necesite la estancia.

Es por ello que cuando se plantea la decoración de un espacio, los colores a utilizar, deben estar acorde con lo que se espera de cada estancia y es allí donde entra la psicología del color. Entender cómo funcionan los colores y poder aplicarlo en la decoración, garantiza que los espacios nos aporten sensación de bienestar y que se adapte a las necesidades de cada espacio.

Para poder comprender todo lo que el color tiene para aportar a la decoración, los especialistas de ApliService, quienes cuentan con más de 25 años en el sector de la pintura tanto residencial como empresarial, compartirán con nosotros su conocimiento sobre el color y la mejor forma de integrarlo a nuestros espacios.

Psicología del Color

La psicología del color es un campo de estudio que está dirigido a analizar cómo percibimos y nos comportamos ante distintos colores, así como las emociones que suscitan en nosotros dichos tonos. Los colores provocan un efecto emocional en las personas y esto se ve en el uso cotidiano, en algo tan simple como el color con el que nos vestimos diariamente, así como también para situaciones concretas.

Para muchos, es más sencillo entender los colores con una clasificación simple y de la que hemos oído hablar desde la infancia, los colores cálidos y fríos, esta forma de clasificarlos, no solamente es más fácil de entender, sino que nos permite agruparlos de una forma más visual.

A continuación, explicaremos esta clasificación de los colores y cómo deben ser utilizados en decoración, de forma que tengamos una idea clara de cómo usarlos y que sean utilizados de forma que la estancia sea agradable y no que genere agobio.

Colores Cálidos

Tienen un efecto estimulante y dan la impresión de que avanzan, que se adelantan de la superficie que los contiene. Esto provoca sensación de cercanía, son vitales, alegres y activos, yson los siguientes:

  • Rojo: Es el color más vital, asociado a la acción intensa y excitante. Usado puro puede resultar un tanto violento, por eso debe ser usado con moderación, en detalles o pequeñas áreas. En todos los tonos de la gama del rojo -bordó, bermellón, magenta, etc.- se puede decir lo mismo con respecto a su uso. El rojo rebajado con blanco, en tonos más pasteles, puede en cambio producir confort y calidez.
  • Naranja: Es también un color asociado con la vitalidad, pues comprende mezcla de rojo y amarillo. Tan excitante y llamativo como el rojo, debe usarse con moderación y respeto, evitando los grandes espacios. Siempre es mucho mejor utilizar combinaciones de naranja menos fuertes.
  • Amarillo: Este color evoca fuerza y voluntad. Es excitante y tiene su lugar más adecuado en las habitaciones con poca luz natural.

Colores Fríos

Producen una acción relajante y un efecto de retroceso, alejamiento, generando sensación de distanciamiento. Además, ofrecen una impresión de reposo y calma, y utilizados solos pueden dar efecto de poca intimidad y de tristeza.

  • Azul: Es el color más frío de todos. Expresa calma, quietud y reposo. Por su calidad de sedante es útil para zonas de trabajo y habitaciones. Mezclado con verde o violeta, reduce su austeridad y frialdad. En habitaciones muy iluminadas no es conveniente utilizarlo, pues absorbe luz y resta luminosidad.
  • Violeta: El violeta es un color que produce tristeza. Es el color religioso, místico por excelencia. Es un color indiferente y distante, capaz de evocar la idea de misterio, expresa silencio y profundidad triste. Aumentando su proporción de rojo se hace más vital y activo. Aumentando el azul, acentúa su frialdad y distanciamiento. Los matices lila y lavanda son de un marcado perfil femenino.
  • Verde: Por ser un color mezcla entre azul y amarillo, dos colores de características opuestas, podríamos decir que es un color equilibrado, que expresa quietud, vegetación, frescura. El verde puro es un color neutro, que puede hacerse más frío aumentando la cantidad de azul o más cálido aumentando la participación de amarillo. Los más estimulantes, por supuesto, son los verdes-amarillos. En el conjunto es mejor utilizarlo en tonos pastel, y puro sólo para detalles.

Combinar colores en decoración

Cuando se plantea la decoración de un espacio, no solamente debemos tomar en cuenta que sea atractivo y funcional, sino que la paleta de colores que utilicemos sea la adecuada para cada tipo de espacio. Es por ello que combinar los colores es una tarea que debe no solamente cumplir con los gustos, sino cuidar la estética, de forma que las sensaciones que se genere en los espacios, sea agradable, acogedora y que se adapte a las necesidades propias del lugar.

La elección del color puede responder a diferentes necesidades: reforzar el estilo decorativo, mejorar la iluminación de un espacio con poca luz natural, ampliar visualmente una habitación, serenar los sentidos, etc., pero en cualquiera de los casos habrá que saber elegir la correcta combinación de los colores.

Para poder hacerlo de forma efectiva, tanto a nivel estético, como a nivel sensorial, es importante conocer la teoría de la combinación, ya que teniendo esto claro, la elección de la paleta de colores, se hará mucho más sencilla. En primer lugar, debemos hablar de contraste y armonía, pues este es el paso inicial para saber qué tipo de colores debemos utilizar, según sea el caso.

  • Armonía: Existe armonía cuando la integración de todos los colores (matices, valores, etc.) producen una unidad grata a la vista, equilibrada y serena.
  • Contraste: Existe contraste cuando la unión de varios colores produce una especie de choque que crea una unidad cromática más vital y dinámica. Sin embargo, hay que ser muy cuidadoso con el juego de contrastes entre colores, pues si es demasiado violenta, genera una reacción desagradable en las personas.

Tipos de combinaciones

Tomando en cuenta la búsqueda de armonía o contraste, el significado de los colores y las necesidades propias del espacio a decorar, a continuación hablaremos de los tipos de combinaciones, ya que al tener esto claro, podremos ser más eficientes a la hora de decidir la paleta de colores con la que trabajar. Además, para esto también es importante conocer el círculo cromático y tener uno a la mano, a la hora de tomar decisiones en lo que respecta al color:

  • Combinación monocromática: Consiste en utilizar un color único como base y sus matices en diferentes tonalidades e intensidades. Esto pudiera parecer aburrido, sin embargo se puede atenuar aplicando distintos tipos de texturas que sean las que provoquen contraste o utilizando matices de color muy distanciados entre sí, por ejemplo: azul claro y azul oscuro.
  • Combinación por Analogía: Consiste en reunir colores que incluyan todos un mismo color como base, por ejemplo: amarillo, amarillo-verdoso y amarillo-anaranjado. Esta combinación está dada por colores que en el círculo cromático son adyacentes, o sea que están uno al lado del otro. Esta combinación también se puede llamar combinación de colores armónicos
  • Combinación de Complementarios: Es la combinación con el contraste más fuerte. El complementario es aquel color que, trazando en el círculo cromático un diámetro desde cualquier color, es tocado por ese diámetro. Las combinaciones de colores complementarios producen el mayor grado de contraste sin caer en la desarmonía. En decoraciones aburridas o poco vitales, podemos animarlas con detalles en colores complementarios.
  • Combinación por Tríos Armónicos: Es una combinación de máximo contraste, visualmente excitante. El trío armónico está formado por los tres colores que quedan en los vértices si trazamos un triángulo equilátero en el círculo cromático. Tomando como punto de partida cualquier color, podemos trazar un triángulo equilátero en el círculo cromático, que nos dará en sus vértices los otros dos colores restantes que forman el trío armónico. Por tratarse de una combinación demasiado violenta, se utiliza relativamente poco y con mucho cuidado.

El uso apropiado del color es fundamental para darle valor a una propiedad, no solamente a la hora de comprar o vender, sino que si se utiliza de la forma correcta, las personas que hacen vida en esos espacios, se sentirán mucho más cómodas en ellos.

Las tendencias en lo que se refiere a decoración y a colores para el hogar cambian constantemente, sin embargo, si utilizamos correctamente los elementos, podemos hacer que estos se conviertan en espacios atemporales y fácilmente adaptables a los cambios de moda.

Entender el color y sus aplicaciones en decoración, no es tan complicado, siempre y cuando tomemos en cuenta los aspectos que discutimos anteriormente. Ya que ellos nos permitirán no solamente sacarle un provecho sensorial positivo a los colores, sino que nos dará la oportunidad de convertir espacios en lugares que sean agradables, atractivos y funcionales.

 

 

 

Deja una respuesta